ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Capítulo 3 - Líneas Entrelazadas

Ir abajo 
AutorMensaje
Sho Minamimoto
Nº #0001
Nº #0001
avatar

Mensajes : 342
Fecha de inscripción : 01/05/2010
Edad : 28
Localización : Buscando a Hisoka

MensajeTema: Capítulo 3 - Líneas Entrelazadas   Jue Jun 17, 2010 8:38 am




Reo se encontraba esquivando los ataques de dos Tomahawks procedientes de un indio solitario que justamente se encuentra donde se habían producido los diversos asesinatos. El chico, que rápidamente había conectado los hilos, intentaba parar a ese extraño personaje, pero este o cedía ni un paso, obligando al chaval concentrarse totalmente para así mantener integro su físico.




Reo: *Mientras esquiva los intentos por trocearle de parte del Indio* Oye, por lo menos podrías haberte presentado ¿No? Vaya primera cita me estas dando macho.

Indio: *ignorandole por completo* No permitiré que ningún blanco pise las tierras de mis antepasados e intente hacerlas suyas ¡Jamás!

El indio le lanzó el Tomahawk directo a su cabeza, pero gracias a su agilidad lo esquivó por muy poco, evitando así su propia decapitación.

Reo: Bueeeeeno... Ahora que ya has hecho lo tuyo me toca a mi.

Avanza corriendo hacia el indio, sacando de su cinturón la barra de hierro retráctil. Cogiendo impulso para hacer más potente su golpe, direccionandolo al pómulo de indio... pero cuando le golpeó, el indio no se movió del sitio y el lugar donde ha golpeado... se había convertido en arena. Reo, sorprendiendose de lo ocurrido, da un salto hacia atrás, pero el indio le agarró por el brazo que había usado para golpearle.

Reo: Un indio de arena en medio de unas montañas perdidas... No si cada vez se hace más raro esto...

Reo forzejea para soltarse e intentar moverse hacia atrás, pero el indio convirtió el brazo con el que agarraba en arena, cubriendo por completo este y imposibilitandole así que pudiese zafarse. Reo puso una mueca de dolor ya que la arena hacía presión en su brazo, aplastandolo lentamente bajo a la fria y atenta mirada del indio. Reo siguió intentando liberarse, esta vez golpeandole en el torso y cara del indio con su mano libre, haciendo que se produjese de nuevo más arena en los lugares donde había golpeando, regenerandose al instante después.

Indio: No vas a poder conmigo, pequeño demonio blanco.

El indio, sin mediar ninguna otra palabra, le propinó a Reo un tremendo puñetazo en la mejilla, haciendo que este escupiese sangre y saliva. Acto seguido el indio le soltó el brazo y, al instante siguiente, le dió otro puñetazo en el estomago, lanzandolo varios metros de donde se encontraban inicialmente.
Reo se levantaba lentamente ayudandose con una roca, con dificultad a causa del golpe que el indio le había dado. Se ha sacado el revolver del bolsillo y lo ha dejado en el suelo, sacandose también diversos sellos y apretandolos en su mano.

Reo: Vale, ya he jugado suficiente... Lo siento piel roja, pero te voy a partir la boca a puñetazos.

Reo aprieta en su puño los sellos que había sacado de su bolsillo, haciendo que estos emitiesen una luz blanquecina. Estos acabaron saliendo del puño de Reo, girando a su alrededor, acabando envolviendo los dos brazos del chaval, igual que en la lucha contra aquel hombre lobo. Tras esto su mirada cambió: empezó a mirar al indio con una mirada maliciosa y una sonrisa a juego, mostrando que aquel enfrentamiento iba a ser divertido.

Reo: La verdad esque me intrigas... Pero no lo suficiente como para que me pare a hacerte preguntas... ¡Ahora lo que va a preguntarte algo són mis puños!

Se avalanzó corriendo hacia este, el cual lo mirava, esperando que le atacase para responder. El indio le lanzó un derechazo a Reo... pero este golpeo el puño con el suyo, provocando que el suyo pasase a ser arena de la fuerza con la que había golpeado el chico.
Sin brazo derecho, el indio retrocedió, pero Reo siguió avanzando y golpeandole brutalmente: En el torso, cara, lumbares, ... Al final solo quedaba una parte del torso y las piernas del indio, caiendo arena de los lugares donde le faltaba el cuerpo. Viendo que se volvía a regenerar, Reo le golpeó la parte alta de la pierna izquierda del indio, haciendo que esta se separase del cuerpo y este caiese al suelo por la inestabilidad. Cuando el cuerpo destrozado del indio caió al suelo pasó a ser una montaña de arena que se desacía, un montículo deforme de arena sin vestigio alguno de lo que era anteriormente.

Reo: Tsk... ¿Ya? Pues vaya... me he pegado un señor viaje para que un viejales indio se convierta en arena al mínimo golpe... No si estos indios de ho-

Reo se calló de golpe. La arena de delante suyo empezó a moverse hacia arriba, formando la forma del indio. Cuando estuvo de nuevo recompuesto, este adquirió su color inicial.

Reo: Así me gusta, que te portes como un buen indio y me des más juego.


[...]


Pasan las horas y el combate sigue igual que empezó: Reo, por mucho que deshiciese el cuerpo arenoso del indio este se recomponía al instante siguiente. Agotado por la dura batalla, Reo solamente coseguía cansarse más y más mientras recibía uno tras otro los golpes que el indio le propinaba. Magullado, lleno de heridas y jirones en su ropa, Reo sentía como su cuerpo respondía cada ve más torpemente mientras los minutos se transformaban en horas. El indio, mirando al chico con un odio inmesurable, se le acercó lentamente mientras este reposaba en el suelo donde había caido tras un fortísimo golpe en el estomago por parte del indio. Cuando se encontraba a escasos centímetros del chico, el indio levantó un pié y pisó repetida y brutalmente la cabeza del chico, produciendole más heridas de las que ya tenía.

Indio: No vas a durar mucho más en este mundo, mocoso. Te arrancaré tu joven corazón y podré seguir vigilando mis tierras hasta el fin de los tiempos.

Reo: *Girando la cara para poder ver la del indio* Por... por mucho que hables... no entiendo una mierda de lo... de lo que dices, indio de los cojones... Pero que sepas... que esto no quedará así.

Reo intentó meter su mano en el bolsillo, pero el indio se percató y se la pisó, girando el pie mientras seguia pisandole la mano. Reo cerró la boca con fuerza, pero en su interior un grito de dolor le retorcía las entrañas.
Levantó su pié y se agachó para agarrar del cuello al chico, el cual ya estaba en las últimas, cerca del último suspiro. Estaba mirando su maltrecho cuerpo sin cambiar ni un ápice su semblante frio... pero no llegaba a percatarse del leve movimiento de la mano ensangrentada de Reo: había metido sus dedos dentro de la manga con lentitud, intentando sacar algo que había en esta. A base de esfuerzo y paciencia consiguió sacar un sello de color amarillento de dentro de la manga.

Indio: *Mientras apretaba con más fuerza el cuello del chaval* Da tu última oración a tu dios... porque voy a llevarte con él.

Reo: Gah... Ayudame... *Dice mientras pone su mano sobre el cuerpo del indio* Dios del Trueno...

Justo acabó de hablar, un trueno cayó sobre el cuerpo del indio, creando una pequeña explosión en el lugar, haciendo que Reo saliese despedido varios metros mientras se desintegraba de nuevo el cuerpo del indio.
El chico, tras rodar varios metros por el suelo, empezó a levantarse lentamente, agarrandose a las rocas que lo rodeaban. Fijó su mirada en el cráter donde había caído el rayo, aún humeante, esperando que algo ocurriese... pero no pasaba nada.

Reo: Al... al fin gané... tio, esto ha estado cerca... En fi- ... Oh mierda...

La arena empezó a reunirse de nuevo en el centro del cráter, empezando a adoptar una forma pseudohumana. Sin mediar palabra, Reo empezó a correr hacia él, sacando dos sellos bastante desgastados de su bolsillo trasero derecho.
Cuando se encuentra delante de la montaña de arena se arrodilla delante de esta y pone los dos sellos uno al lado del otro. Juntó sus dos manos, entrelazando los dedos meñique y anular.

Reo: ¡¡Om!!

De repente el lugar se enmudeció... solamente se escuchaba la arena moverse mientras acababa de modelar el cuerpo de indio. Reo se encontraba delante, muy concentrado y apretando muy fuerte sus manos mientras algo sorprendente ocurría: De los dos sellos empezaron a dibujarse textos escritos en devánagari, formando una espécie de círculo entorno al ser de arena. Cuando este se cerró empezáron a aparecer diversos dibujos dentro del círculo, representando el sol, la luna, nuves y estrellas. Al finalizar estos, el indio había recuperado su porma inicial... pero, por mucho que intentase golpear a Reo había algo que se interponía entre ellos, haciendole la tarea imposible.

Indio: ¡¡Maldito demonio!! ¡¿Que me has hecho?!

Ignorandole por completo, Reo siguió su meditación mientras pronunciaba en voz baja, casi inaudible, frases de los Sutras budistas. Al acabar de recitar ese extraño salmo, alzó la cabeza, mirando fijamente a los ojos del indio, sin dejar de apretar sus manos.

Reo: ¡¡A, U, M!! ¡¡Primera Octava del Tambor de Shiva: Sa!! ¡¡¡ATADURA A LA TIERRA!!!

Todo volvió a quedarse en silencio. El indio miró al chaval y luego a su alrededor, buscando una amenaza que parecía ser inminente... pero nada pasaba. Pasaron varios minutos pero todo seguía igual, manteniendo un silencio sepulcral. El indio entonces esbozó una sonrisa malévola en su cara y volvió a quedarse mirando fijamente a Reo, mientras este sonreía también.

Reo: Je... ¿De que te ríes, carcamal?

Indio: Crio imberbe... Me habías asustado con tanta habladuría... ¡¡Pero eres incapaz de controlar lo desconocido!! En cuanto te desmaies y esta prisión desaparezca... ¡¡Te haré desaparecer!!

Reo: Por mucho que hables... sigo sin entenderte... pero creo que se por donde van los tiros... Je... jejejeje... JAJAJAJAJA... Ha tardado más... más de lo habitual porque estoy realmente jodido... pero ahora tus ilusiones de matarme van a destrozarse... ¡¡¡Y me pienso reir en tu puta cara!!! JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

El indio, molesto por la actitud del chico, le mira con odio mientras este sigue riendo... pero se percata de que algo raro pasaba. Volvió a mirar a su alrededor pero siguió sin ver más de lo que había habitualmente: Rocas, un muro y la entrada a la mina... Nada, nada absolutamente... Pero el chaval seguía riendo... Confuso, seguía mirando a su alrededor buscando su atacante inexistente mientras la risa del chico le taladraba sus tímpanos.

Reo: *Manteniendo aún la postura* Hundete de una vez... y no molestes nunca más, cabrón.

Algo le agarró el pie. Miró abajo, sorprendido, y vió algo realmente extraño: Un humo violáceo con forma de brazos agarraba sus pies y piernas y empezaban a hundirlo en la tierra, la cual parecía volverse pastosa mientras el humo hundía al indio. Este empezó a sobresaltarse y asustarse a causa de lo que ocurría. Los brazos de humo negro ya envolvían su cintura... y por mucho que tratase de levantar los pies estos se encontraban ya bajo tierra. Tres brazos de humo envolvieron su brazo izquierdo, arrancandolo accidentalmente. Este se volvió arena e intentó unirse de nuevo con su dueño... pero antes de que un grano de esa arena llegase al cuerpo, el humo la envolvió y la depositó en el suelo, donde empezaba a ser absorvida por el suelo, igual que su cuerpo.
Golpeaba con más y más fuerza la barrera, pero esta no cedía. A su vez el humo lo envolvía más y más, quedando libre solamente la cabeza. Su cuerpo ya solamente era el tronco, lo demás había desaparecido junto al humo que lo envolvía, absorvido por la tierra que pisaba. El indio mostraba una cara de terror... mientras que Reo lo mirava con una sonrisa sádica en su boca, alegrandose del sufrimiento y terror que estaba recibiendo el indio.
Al cabo de poco rato ya solamente se podía observar un poco de la cabeza de este... y finalmente nada. Cuando desapareció por completo, los dos sellos que habían formado el círculo empezaron a arder por ellos solos, convirtiendose en ceniza. Tras ellos, el círculo desapareció del suelo, como si nunca hubiese existido antes. Reo se levantó lentamente, temblando a causa del dolor que aún resentía su cuerpo.

Reo: Mierda de indio... por tu culpa he... usado una de las técnicas... que más odio... Espero que almenos... te pudras donde hayas ido... expiando tus pecados...

Acabó de hablar y se desplomó, inconsciente por culpa del agotamiento y la sangre perdida en aquella larga y ardua batalla.
Antes de que caiese al suelo alguien lo agarró, levantandolo y poniendoselo en el hombro como si de un saco de patatas se tratase, llevandoselo al fondo de la mina, donde más luz había. Esa persona tenía una brillante piel rogiza, unas alas negras y una larga nariz...

Ser: Ha sido una lucha interesante... Será mejor que espere a que despiertes.



Continuará

_________________


Última edición por Sho Minamimoto el Vie Sep 24, 2010 2:48 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://musicaconmostaza.blogspot.com/
pargon
Cabo
Cabo
avatar

Mensajes : 230
Fecha de inscripción : 12/05/2010
Edad : 25
Localización : L'Escala

MensajeTema: Re: Capítulo 3 - Líneas Entrelazadas   Jue Jun 17, 2010 11:11 pm

bei bei, lluita i mes lluita, aixi magrada: lluites xunges i dificils.

_________________
Tirando el dado... un 1... OUCH!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sho Minamimoto
Nº #0001
Nº #0001
avatar

Mensajes : 342
Fecha de inscripción : 01/05/2010
Edad : 28
Localización : Buscando a Hisoka

MensajeTema: Re: Capítulo 3 - Líneas Entrelazadas   Jue Jun 17, 2010 11:24 pm

Rancio, currate más los comentarios XD

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://musicaconmostaza.blogspot.com/
pargon
Cabo
Cabo
avatar

Mensajes : 230
Fecha de inscripción : 12/05/2010
Edad : 25
Localización : L'Escala

MensajeTema: Re: Capítulo 3 - Líneas Entrelazadas   Jue Jun 17, 2010 11:27 pm

Pá que? Tu lo que quieres es que ponga: ohh que maravilla de historia, no soporto la idea de esperar más por la continuacion, que ansias! solo digo que la pelea mola un huevo y medio y ja ta, "shuster" no hace falta decir nada masXD

_________________
Tirando el dado... un 1... OUCH!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sho Minamimoto
Nº #0001
Nº #0001
avatar

Mensajes : 342
Fecha de inscripción : 01/05/2010
Edad : 28
Localización : Buscando a Hisoka

MensajeTema: Re: Capítulo 3 - Líneas Entrelazadas   Jue Jun 17, 2010 11:29 pm

No me referia a eso, sino a una opinión critica: Si te ha gustado, que no te ha gustado, que cambiarias

Esas cosas

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://musicaconmostaza.blogspot.com/
aeSu
Secretario
Secretario
avatar

Mensajes : 95
Fecha de inscripción : 30/04/2010
Edad : 24
Localización : L'Escala

MensajeTema: Re: Capítulo 3 - Líneas Entrelazadas   Vie Jun 18, 2010 10:34 pm

Yeah, pelea (y bastante bien descrita)
Molan las ideas k tienes para los combates xo en mi opinion el prota es demasiado capullo (con el mas minimo respeto).
Avisa para la 4ta parte.

_________________

Recordar significa soñar, las memorias no son mas que meras ilusiones.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sho Minamimoto
Nº #0001
Nº #0001
avatar

Mensajes : 342
Fecha de inscripción : 01/05/2010
Edad : 28
Localización : Buscando a Hisoka

MensajeTema: Re: Capítulo 3 - Líneas Entrelazadas   Sáb Jun 19, 2010 5:07 am

No esque sea demasiado capullo... ES un capullo XD

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://musicaconmostaza.blogspot.com/
Laysha
Tesorera
Tesorera
avatar

Mensajes : 41
Fecha de inscripción : 03/05/2010
Edad : 26
Localización : L'Escala

MensajeTema: Re: Capítulo 3 - Líneas Entrelazadas   Vie Oct 01, 2010 7:17 pm

mola la istoria
si ya en el capitulo 3 ai esta pelea, cuando acabes la istoria sera un combate epico.. dificil de olvidar jajajajajj ya t lo estas currandoo Razz
no peroo me mola me mola

_________________


Miaow.. Siempre hay un tiempo para marchar aunque no haya sitio a donde ir.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Capítulo 3 - Líneas Entrelazadas   

Volver arriba Ir abajo
 
Capítulo 3 - Líneas Entrelazadas
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Waking The Fantasy :: Taberna de Ocio :: Historias de los Juglares :: El Camino del Mal :: Capítulos-
Cambiar a: