ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Capítulo 4 - Reencuentro doble

Ir abajo 
AutorMensaje
Sho Minamimoto
Nº #0001
Nº #0001
avatar

Mensajes : 342
Fecha de inscripción : 01/05/2010
Edad : 28
Localización : Buscando a Hisoka

MensajeTema: Capítulo 4 - Reencuentro doble   Miér Sep 01, 2010 11:50 pm




Una luz titilante empezó a vislumbrarse, bastante borrosa. No sabía donde estaba ni que había pasado... hasta que le vino a la mente la cara de aquel indio arenoso que casi lo mata pero... ¿Donde estaba ahora? No recordaba nada mas que la violenta batalla, pero parece ser que se encontraba en otro lugar. Hubiese respondido con un puñetazo, pero su cuerpo no le respondía en absoluto.
Empezó a aclararse su visión... pero lejos de estar más tranquilo hubo algo que le perturbó más aún... más bien dicho, "alguien".




Ser: Al fin has despertado... Han pasado ya dos días desde qu-

Reo: ¡¿Que cojones?! *exclama el chico, pero por culpa de su movimiento brusco hace que algunas de sus heridas se abran de nuevo* ¡¡Gah!!

Ser: No seas estupido, aún estas demasiado malherido como para ponerte a hacer el tonto. Y no temas, no te voy a destruir.

Reo: *Incorporandose con muchísima dificultad* Ya... seguro... Pero no tengo... por costumbre... ir creyendo... a ningun ser... aunque sea... un Tengu como tu...

Tengu: Ya decía yo que debías de ser japonés. Me alegra ver un compatriota por est-

Reo: ¡¡Dejate de mierdas!! Primero un indio arenoso... ahora un ser japonés... Y todo esto en america... ¡¿Que cojones está pasand?! *Dice, soportando el dolor que las heridas aún le producen*

Tengu: La verdad esque vaya unos nos hemos ido a conocer en este páramo tan remoto... Pero si me dejas t-

Reo: ¡¡Dejate ya de tanta cháchara y desembucha!!

Tengu: ... Tienes suerte de que me pillas de buenas... Sinó ya estarías muerto. Lo ocurrido pasó ya hace muchísimos años, en pleno oeste...


[...]

El indio, tras invocarme, me pidió que le diese mi poder para así poder ayudar a los suyos, los cuales estaban siendo masacrados por la caballería en una espécie de "Tiro al Indio". En ese momento el indio se arrodilló y me imploró que le cediese mi poder.



Indio: Deidad... una pregunta... ¿Qué es ese précio que decís?

El Tengu, sin dejar de mirar al indio, sonrió de una manera malevola, dejando ver sus dientes afilados y brillantes.

Tengu: Eso, amigo mío, ya lo verás en su debido momento.

¿¿¿???: Con que poco te contentas, indio.




Los dos se sorprendieron. No habían notado la presencia de una tercera persona... pero este se hallaba justo entre ellos dos, sonriendo mientras hacía una reveréncia, quitandose el sombrero que llevaba.
Su aspecto desentonaba mucho en el lugar donde se encontraban: Parecía un caballero inglés, solo le faltaba la taza de té y el monóculo.

¿¿¿???: Vaya, tan bello soy como para dejaros mudos? Me siento un tanto cohibido *dice mientras rie por debajo de la nariz*

Tengu: ¡¿Qu- Quien demonios eres?! *dije, un tanto nervioso*

¿¿¿???: Demonios dice... No vas desencainado, pero tampoco soy una criatura tan aberrante. Dejemoslo en "Joshua" *dice mientras le tiende la mano al Tengu*

Tengu: *Quita de un golpe la mano de Joshua, mirandolo con odio* ¡¡No te entrometas en los asuntos de un Tengu!!

Joshua: Vaya... Ni que porque te haya invocado este indio significa que sea tu primicia. Yo unicamente tiendo mi mano a aquellas almas en pena que necesitan ayuda *dice en tono dramático, exagerando la situación con gestos* Les doy poder sin pedir nada a cambio. Me muevo por pura caridad... y por el placer de ver los baños de sangre que surgen tras mi paso *dice, mostrando una expresión aterradora*

Tengu: *Calmandose de nuevo* Tu lo has querido. Todo aquel que se entromete en los asuntos de los Tengu... acaba muerto.

Me puse en pose de batalla, dispuesto a golpear con suma brutalidad a mi oponente. Este en cambio se limitó a bostezar exageradamente mientras me ignoraba. Lleno de rabia, me avalancé hacia mi objetivo, lanzandole un puñetazo devastador directamente a la cara cuando, sin siquiera esforzarse, me detuvo el golpe. En un primer momento pensé que había usado su palma de la mano para detener mi puño, pero no era así en absoluto: Había levantado su brazo izquierdo, si... pero lo que detuvo mi golpe fue su dedo índice. Lo sostenía señalando mi puño, como si este fuese un globo, parando por completo mi ataque.
Me quedé completamente paralizado... Aquel hombre, con un solo dedo, había sido capaz de parar el tremendo poder de un Tengu. Lo mire directamente, viendo una sonrisa burlona dirigida a mi. Estaba mezclando mi rabia con un miedo irremediable: No era un ser normal y corriente.

Joshua: Que aburrido... Y yo que pensaba que serías mas poderoso. Tanto alardear para esto... Bueno, yo voy acabando esto si no te importa *dice mientras sonrie tímidamente*

Joshua levantó su otro brazo, juntando las puntas de los dedos en dirección a mi. Cuando lo había levantado a la altura de mi pecho, abrió la mano completamente, mostrando su palma al completo. Lo que ocurrió después aún no se explicarlo... Aquel simple movimiento provocó que una gigantesca herida en forma de estrella me desollase todo el pecho, haciendose bastante profunda. Mi sangre salió despedida desde el momento en que esta herida se abrió. El dolor que sentí... fue indescriptible. Nunca me habían hecho heridas de tal embergadura. Tras eso, quedé semiconsciente, tumbado en el suelo, mientras mi cuerpo no dejaba de emanar sangre. Joshua, que sin saber como, no tenía ni una salpicadura de sangre, se giró y miró directamente a los ojos del indio, el cual estaba aterrorizado en el suelo.

Joshua: Como has podido ver, su nivel y el mio no tienen comparación alguna. ¿Aún sigues con ganas de vengar a los tuyos y a tu tierra? ¿De hacer que la sangre de esos "demonios blancos" fluya bajo tus pies? Si es así... levantate.

El indio, aún muerto de miedo, empezó a titubear... pero las ansias de venganza eran superiores al miedo que actualmente sentía dentro de si, lo que le hizo moverse y incorporarse ante aquel hombre tan peculiar.

Joshua: Así me gusta, que seas obediente... Toma, este es el poder que yo te entrego.

De su bolsillo derecho de la armilla sacó lo que parecía un corazón hecho de un cristal rojizo. El indio no supo que hacer con semejante objeto, pero Joshua seguía sonriendo mientras observaba al indio.

Joshua: Esto es la solución a todas tus plegarias... Te ofrezco un corazón de arena endurecida, bañado durante decadas en sangre demoníaca. Si lo cambias por tu propio corazón, obtendras unos poderes que ni el rojizo de ahí pueda siquiera soñar.

Indio: Pero... Deidad... ¿Como se supone que he de hacer ese "cambio"? *dijo el indio, cada vez con más ganas de irse de ese ugar corriendo*

Joshua: Eso es cosa mia.

Joshua, haciendo un movimiento rapidísimo, clavó su mano derecha en el pecho del indio para luego sacarla junto al corazón de este. Acto seguido introdujo con su mano izquierda el corazón de arena en la herida que el mismo había producido. Acto seguido, el indio se desplomó muerto en el suelo, pero Joshua le ignoraba por completo: Estaba absorto observando el corazón que le había arrancado al anciano.

Joshua: Un corazón viejo, pero curtido por las innumerables batallas... Esos són mis favoritos *dice mientras babea mirando el corazón*

Empezó a deborarlo con ansiedad mientras el cuerpo del indio seguía inmobil en el suelo. Parecía que envejecía mientras pasaban los segundos, pero lo que ocurría realmente esque tanto la piel como la ropa de aquel indio iban adquiriendo el tono terroso de la arena. Finalmente este abrió los ojos y se incorporó de un salto: Ya no tenía aquella expresión de miedo en la cara, sinó una distinta de decisión y odio. Joshua, tras acabar de lamer sus dedos la sangre que el corazón había regalimado, se colocó delante del indio y le miró con una sonrisa burlona.

Joshua: Muy bien, mi querido golem de arena. Ahora ve y desempeña la función por la que has sido creado. Da rienda suelta a tu odio acumulado y elimina a tus enemigos.

Indio: Como usted ordene, señor Joshua.


[...]


Tengu: Tras lo dicho, tanto el indio como Joshua se marcharon de la mina, dejandome a mi desangrandome en el suelo. Sinceramente no se como logré recuperarme, pero sobreviví y esperé durante todos los años en este lugar a que ese hombre volviese... pero solo he sido observador de muchisimas muertes producidas por el indio al que tu has vencido.

Reo: Tsk... debilucho... Que un tengu pierda es inconcedible, y lo sabes...

Tengu: ¡¡Ya lo se eso, joder!! Lo se perfectamente... por eso he de ir tras ese hombre de olor extraño y el-

Reo: Espera espera... ¿Olor extraño? ¡¿Que olor?! ¡¡Dimelo!!

Tengu: *Extrañado, mira al joven que esta medio incorporado, el cual le devolvía la mirada con decisión y fuerza* ¿Por que quieres sab-?

Reo: ¡Solo dimelo! Es... muy importante para mi...

Tengu: ... Olía de manera muy peculiar... un olor a rosas marchitas que impregnaban toda la sala...

Reo: Él... es él... ¡¡Joder, es él!! Tu *señala al Tengu* ¡¿Donde esta ese tal Joshua?!

Tengu: Ya te lo he dicho, no lo he vuelto a ver desde entonces... Aunque le tengo muchísimas ganas.

Reo: Aparte de debilucho, inútil... Mierda, que ascazo...

Reo se incorporó totalmente, ignorando las advertencias del Tengu para que se mantuviese en reposo. Se balanceó y se apoyó en la pared de la mina. Siguió avanzando hasta conseguir salir de la mina, donde cae de nuevo al suelo.

Tengu: Ya te he dicho que has de mantener en reposo, niño inberbe.

Reo: Eso importa... poco ahora. He de ir... a visitarles... para saber más... aunque no los veo... desde que mi hermano... desapareció. Es una... putada de las gordas...

Tengu: ¡Dejame ir contigo, por favor!

Reo vió como el imponente Tengu se arrodilló ante él, suplicandole.

Reo: ¿Y porque narices... debería dejarte venir?

Tengu: He de resarcir mi honor perdido. Tu como japonés has de saber de lo que hablo... Por favor, dejame acompañarte.

Reo: ... Esta bien... pero solo de manera temporal... los débiles no sirven de mucho... pero si ni tu pudiste... yo solo tampoco voy... a poder hacer algo.

Tengu: Muchísimas gracias *Le hizo otra reveréncia. Tras eso se levantó y se puso a Reo en su espalda*

Reo: ¡¿Que demonios... te crees que haces?! Bajame... *dice mientras aún aguantaba el dolor de su cuerpo*

Tengu: Si tubiesemos que ir a tu velocidad, no llegamos nunca.

Reo: Tsk...

Tengu: Por cierto... ¿A quien vamos a visitar?

Reo: ... A los demás cazadores...



Continuará

_________________


Última edición por Sho Minamimoto el Vie Sep 03, 2010 9:33 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://musicaconmostaza.blogspot.com/
pargon
Cabo
Cabo
avatar

Mensajes : 230
Fecha de inscripción : 12/05/2010
Edad : 25
Localización : L'Escala

MensajeTema: Re: Capítulo 4 - Reencuentro doble   Vie Sep 03, 2010 8:13 pm

vale... pos sembla que hi ha un enemic xungu ehhh... i una relacio encara mes xunga ehhh... mola, un bona trama aquesta que has pusat... a veure com cuntinua...

_________________
Tirando el dado... un 1... OUCH!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Capítulo 4 - Reencuentro doble
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Waking The Fantasy :: Taberna de Ocio :: Historias de los Juglares :: El Camino del Mal :: Capítulos-
Cambiar a: